El vestuario del Madrid lanza un mensaje de unidad pero no se traduce en buen juego ni victorias