El vestuario del Madrid se siente atacado ante el antimadridismo