Penalti y voltereta: un lanzamiento que te dejará con la boca abierta