Los internacionales culés vuelven al trabajo