Zidane pone deberes a sus jugadores: recuperar la puntería en la Champions