Iker, en su momento más especial