Las nieves del Kilimanjaro, en Divinity