José Espada se cuela en la habitación de Nico para silenciarle para siempre