Gabriel obedece al hombre sin rostro