Un extraño pitido alerta a Pablo… y a Alba