“Esta es nuestra casa, nadie nos va a echar”