Nuria y Gabriel, aislados