Andrea no lo sabe, pero quien le regala la casa de muñecas es el hombre sin rostro