El hombre sin rostro y Gabriel, frente a frente