Francisco Molero, uno de los detenidos nos cuenta cómo lo vivió