Los destinatarios de los carros robados