“Pilar Miró era el vehículo que me servía para llegar a otras personas”