Sandra Ballesteros es una de las jóvenes que quedaron atrapadas en el pasillo mortal