Iñaki Urdangarín, ¿inocente o culpable?