El dinero se inyectará en el fondo de reestructuración y se repartirá entre los bancos que lo necesiten