Torrelodones y Alcantarilla, la cara y la cruz en la gestión de su Ayuntamiento