Ocho presos históricos abrieron la vía al diálogo con las víctimas cinco meses antes del anuncio del fin de la violencia