País Vasco, punto neurálgico de la trama