La clínica San Ramón, focos de los bebés robados