Los catalanes seguirán pagando peajes