PP y PSOE se coordinan para frenar la sangría de desahucios