Cecilia Giménez y la traumática restauración