Rajoy, ¿presidente de gobierno a la fuga?