El padre de Mateo: "No nos podemos permitir el lujo de llorar"