Ada Colau, heroína en territorio de políticos