Queralt y Ernesto están en paro y llevan tres meses sin pagar la hipoteca