Gibraltar, ¿sólo un conflicto diplomático?