'El Gran Debate' apaga las luces, pero deja la puerta entreabierta