Driss, herido de gravedad tras ser descubierto por el imán