Un teléfono une la célula yihadista con la comisaría de El Príncipe