La hija de Fran, raptada en su propia casa