Fátima, encarcelada en su propia casa