Sergio, a Nayat: "Esto no es un juego, aquí has venido a servir a Alá"