Llega el final: en ‘El Príncipe’ todo acaba en agua salada