Un pediatra dijo era imposible que en un parto gemelar uno de los niños naciera muerto y el otro intacto