Diego, el español encarcelado por coger dos piedras como souvenir, asegura que su hijo es inocente