Cinco jubilados víctimas de las preferentes escriben cartas contando su experiencia personal