El Curiosity llega a Marte