La policía asesinada tenía 62 años y llevaba 39 años en el cuerpo