Analizamos qué se esconte tras las cartas de Bretón