Bretón tenía una parte que no controlaba: el parque