Carta de Ruth Ortiz, a sus hijos