José Luis, dos años viviendo en su coche