Los responsables de la empresa niegan que se vete a los españoles