Los vecinos del Quiñón temen que sus viviendas sean okupadas